Mi estudio

homeoffice
[cmsmasters_row][cmsmasters_column data_width=”1/1″ data_shortcode_id=”6k90b21ko5″][cmsmasters_text]

Estoy aquí en silencio, en mi estudio. En el cuarto que hasta hace 2 semanas estaba completamente abandonado, desordenado y que hoy es el estudio más lindo que jamás imaginé tener. Es un espacio que me regalaron mi mamá y mi hermana, sin saber que lo iba a necesitar más que nunca.

¡¡¡Les cuento la historia!!! Empiezo contando que soy un desmadre…
El orden no es una de mis cualidades, durante años he luchado por ser ordenada. La verdad, el vivir sola me ha llevado a lograrlo un poco mejor.  No voy a decir que en mi departamento esté todo en orden, pero lucho por que lo esté. Digo lucho, porque insisto, soy un desmadre.

Basado en esa explicación, les cuento que todo lo contrario a mí son mi mamá y mi hermana. Ellas son súper súper ordenadas, y lo más padre es que les gusta compartirlo con los demás, ayudando a los que las rodean a poner orden en sus escritorios, closets y en general en sus vidas. Es por esto que, en su desesperación de ver aquel cuarto de mi casa arrumbado, sin vida y triste, decidieron darme el mejor regalo de cumpleaños… Diseñarme un nuevo estudio, en donde yo podría escribir, trabajar, meditar, dar sesiones, ¡estar y disfrutarlo!

Aparte lo hicieron de la manera más increíble. Yo estuve de viaje una semana y al regresar a casa, ¡¡¡wow!!!!! Lloré de la emoción. Realmente compraron pocas cosas porque si en algo también son expertas es en reutilizar y hacer que las cosas se vean otra vez nuevas, mueven o remodelan todo, desde muebles y macetas hasta decoraciones y pequeños detalles. Ellas me enseñan que no hace falta pagar miles de pesos, que con creatividad y ganas se hacen MARAVILLAS.

Lo más bonito de toda esta historia, es que al hacerme este estudio y darme este regalo nunca se imaginaron que me lo entregaban en el momento más exacto del mundo, pues me lo entregaron 2 días antes de que comenzara el #StayHome en México y que mi mundo se redujera a estar aquí adentro.

Cada vez que entro a este lugar por la razón que sea, a trabajar, a escribir mi blog, a estudiar o a meditar, recuerdo a mi mamá y a mi hermana. Ellas dejaron aquí su esencia. Sonrío y les mando vibras de amor.

Cuando uno tiene buenas intenciones y pone sus talentos al servicio de los demás, ocurren milagros y cosas maravillosas.

¿Y tú? ¿Tienes un lugar que te inspire, un pedacito de mundo que sea solo para ti?

¡Si no lo tienes, créalo! No tiene que ser grande, pero que sea tuyo, recuerda que tienes tiempooo. Hazlo.

Gracias Mom y Pato.

Me dieron el mejor regalo.

[/cmsmasters_text][/cmsmasters_column][/cmsmasters_row]

Leave a Reply

Your email address will not be published.