Construye una casa fuerte

construye
[cmsmasters_row][cmsmasters_column data_width=”1/1″ data_shortcode_id=”6k90b21ko5″][cmsmasters_text]

Estoy consciente de la situación mundial en la que nos encontramos ahora. También soy consciente de que cada quien puede elegir cómo vivirlo.

En general, hay dos opciones. Puedes hacerlo desde el miedo, porque es muy común que tengamos miedo a lo que no conocemos.

La otra opción es vibrar desde el amor. Traer la conciencia a la realidad, saber que hay algo más cuando esto pase. Trabajar desde nuestra fe, con nuestra buena vibra, con pensamientos positivos y saber que vamos a salir adelante.

Vivimos en dualidad, es normal, a veces sentir miedo y momentos después regresar a estar seguro que todo está bien. Que simplemente tienes que apagar el ruido que se escucha allá afuera y conectarte con tus pensamientos en términos de salud y armonía.

Cada quién decide cómo experimentarlo.

Escuché un audio de uno de mis maestros, Eckhart Tolle, quien hizo una analogía con la que me identifiqué, se las voy a compartir.

Piensa en ti como la construcción de una casa. Si lo ves así, puede ser algo más sencillo de entender. Piensa que estás construyendo tu casa.
Tienes una de dos opciones. Puedes construir tu casa con cimientos muy fuertes, con protección, con solidez y conciencia.

La otra es construir solo por encimita una casa que a lo mejor por fuera se ve muy bonita, pero en cualquier situación de mal tiempo o por el uso se va desgastando y tienes que ir parchando, ya que no estuvo bien construida desde el principio.

¿Cómo sería construir una casa fuerte? Hablando de la analogía donde la casa eres tú. Empieza por saber bien quién eres. Construye cimientos de fraternidad, convive realmente con tu familia, conoce a las personas más cercanas a ti, comunícate en términos de empatía, de entendimiento y confianza. Alimenta tus sentidos con información que eleva, que vibra positivo y deja a un lado lo negativo.

Dentro de esta misma analogía, tener una casa hecha a medias es cuando te pierdes en tus pensamientos, cuando tu mente divaga y te sientes atemorizado por pensar qué pasará. Con esto viene el miedo, la ansiedad, otras emociones negativas que no corresponden a tu alineación.

Es momento de aprovechar y reconstruirte por dentro. Analizar, profundizar y construir desde el amor, la confianza, el respeto y con la sabiduría de entender que esto también pasará.
Traerá aprendizajes personales, familiares y sociales que ni nos imaginamos, que ya están sucediendo.

Vibra desde el amor, vive el presente, abrázalo y toma esta oportunidad de construirte de nuevo desde tu interior.

[/cmsmasters_text][/cmsmasters_column][/cmsmasters_row]

Leave a Reply

Your email address will not be published.